viernes, 22 de enero de 2010

LA INDIA MARIANA

Recreación de Henríquez

En tierras sanjuaninas vivía una India Huarpe muy viejita llamada Mariana.


Siempre estaba acompañada por su infaltable cigarrillo y por un perro muy fiel que además era su protector.


Llegaba a este lugar y se refugiaba bajo un algarrobo en donde, contaba historias fabulosas a los niños, era con los únicos que se comunicaba y vendía a los habitantes y viajeros “piedritas brillantes” (pepitas de oro) que ella decía sacaba del “pocito”.


Una noche unos hombres ambiciosos la siguieron para descubrir ese famoso “pocito” que mencionaba para lo cual la siguieron por la luz de su cigarrillo encendido.


Cuando llegaron al algarrobo se encontraron solo con el perro que los amenazaba con sus feroces colmillos y, al huir aterrorizados, escucharon las carcajadas de la india que provenían del árbol.


Esa noche un fuerte temblor sacudió la zona y la India Mariana nunca se volvió a ver en el lugar.


Su famoso “pocito” nunca fue encontrado.