sábado, 12 de diciembre de 2009

VILLANCICOS


Durante la Edad Media comenzaron a incorporarse los villancicos en los festejos navideños.

Durante esta época, los banquetes eran el punto central de las celebraciones.

En 1552 los puritanos británicos prohibieron la Navidad.

Y aunque el festejo navideño volvió a Inglaterra en 1660 con Carlos II, los rituales desaparecieron hasta la época victoriana.

Los villancicos fueron recuperados y se compusieron muchos nuevos.


La costumbre de cantar villancicos, aunque de antiguos orígenes, procede fundamentalmente del siglo XIX. Al Norte de Argentina encontramos.


EL HUACHITORITO.



Corresponde a unos de los numerosos villancicos danzados que tienen lugar en las compañías de los Pastores de Navidad, que recorren el pueblo visitando y saludando los "Nacimientos", frente a los cuales realizan sus "mudanzas" al son de quenas, o guitarras, violines o acordeones, acompañado por bombo y caja.

HUACHITORITO. Este baile se realiza en el interior de las casas durante la Navidad, cuando los vecinos, al son de villancicos, pasacalles, etc., visitan los "nacimientos" hogareños (pesebres).

En el Huachitorito intervienen varias parejas. La coreografía del baile puede ser en filas de a dos, o bien formando un círculo que rodea a las parejas que se van alternando en el centro.

El hombre hace las veces de toro y la mujer Io torea con un pañuelo rojo que desata de su cintura.

Todas las figuras son dirigidas por un caporal o caporala, por medio del toque de una campanilla.

La presente versión musical fue recopilada por Calatambo Albarracín en el interior de Iquique.

El Huachitorito (Danza Navideña)

(Al) chalai miyuca ito

tan sumai y tan bonito

que siendo tan poderoso

se muestra tan pobrecito

Ay, si, ay no

al niño lo quiero yo

Ay, si, ay no

al niño lo quiero yo

Señora doña Maria

aqui le traigo estas peras

aunque no estan muy maduras

pero cocidas son buenas.

Ay, si, ay no

al niño lo quiero yo

Ay, si, ay no

al niño lo quiero yo

En el portal de Belén

había muchos ratones

y mi padre San José

le comieron los calzones.

Ay, si, ay no

al niño lo quiero yo

Ay, si, ay no

al niño lo quiero yo

Huachi, huachi

huachi torito

huachi torito niño Dios.

A la huachi huachi torito

niñito del portalito

A la huachi huachi torito

niñito del portalito