martes, 31 de agosto de 2010

LA ISLA DE LA SERPIENTE

Cuento del náufrago o de la Isla de la serpiente

En este relato, el Náufrago y la Serpiente del antiguo Egipto, llamado también La Isla de la Serpiente, un egipcio narra sus extraordinarias peripecias: después de zarpar de un puerto del Mar Rojo hacia la región del Sinaí, su nave naufragó. Fue a dar así a una isla maravillosa, cuya dueña y señora, una serpiente, lo recibió con grandes muestras de amistad y lo devolvió a su país colmado de regalos. A su regreso a Egipto, el rey lo acogió cordialmente, elevándolo a la categoría de Compañero.
La isla donde una ola de la Muy Verde arrojó al náufrago se llama "la isla del ka". El ka es en principio una potencia invisible que nace con el hombre, lo acompaña toda su vida y lo abandona cuando muere, pero sigue representando la personalidad del ser con el que existió en la tierra, noción que corresponde aproximadamente el concepto occidental de alma.
El ka, es también la fuerza vital, el principio de vida, e incluso todo lo que puede mantener vivo a un individuo; los alimentos, el favor del rey, etc.
La isla del ka sería pues aquella donde se encuentran en abundancia "todas las cosas buenas" que garantizaban la existencia. También puede interpretarse según el significado inicial del ka: la isla del espíritu, la isla del fantasma, es decir "la isla encantada".
Estaba situada en el "país del Punt", nombre que al parecer designaba primero la costa occidental del mar Rojo, pero que abarcó después las riberas opuestas, es decir Arabia y en particular el Yemen (donde se hallaba el reino de la legendaria reina de Saba).
Desde el Imperio Antiguo los egipcios enviaban al país del Punt expediciones en busca de esencia aromáticas y olíbano (incienso).
En la travesía era difícil evitar los accidentes, pues la escarpada costa estaba erizada de arrecifes e islotes. Los viajes eran, por ende, agotadores y azarosos, y los que regresaban nunca dejaban de adornar sus aventuras con episodios fantásticos que maravillaban e intrigaban a sus auditores.
Así nació probablemente el Relato del Náufrago.

Cfr: http://compartiendoculturas.blogspot.com/2010/08/el-naufrago-y-la-serpiente.html